Mensaje Episcopal por el Año de San José, Año de la Familia

Suscrito por el Arzobispo Gustavo Rodríguez Vega y Obispo Auxiliar Pedro Mena Díaz

Mérida, Yuc., 20 de marzo.- De la Comisión Diocesana de Pastoral de la Comunicación de la Arquidiócesis de Yucatan recibimos el mensaje con motivo del Año de San José el inicio del Año de la Familia, suscrito por el Arzobispo de Yucatán, Mons. Gustavo Rodríguez Vega y el Obispo Auxiliar Mons. Pedro Sergio de Jesús Mena Díaz, que reproducimos a continuación:

“Y Jacob engendró a José el esposo de María, de la cual nació Cristo” (Mt 1, 16).

“Muy queridos hermanos y hermanas, les saludo con afecto en Cristo nuestro Señor al  celebrar la  solemnidad  del señor  San  José,  y  en  el  inicio  del  Año  de  la Familia.

“El pasado 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, el  Papa  Francisco  publicó  la  Carta  Apostólica Patris Corde (Con Corazón de Padre),  al  conmemorar  150  años  del  momento  en  el  que  San  José  fue  declarado como  Patrono  de  la  Iglesia  Universal,  y  decretó  abierto  el  Año  de  San  José  para celebrar semejante aniversario y acudir todos al patrocinio del señor San José, que hoy tanto necesitamos todos en medio de esta terrible pandemia del COVID-19.

“El Sumo Pontífice llama a José Padre amado, porque siempre ha sido amado por el pueblo cristiano. Luego lo llama Padre en la ternura, porque él manifestó a su Hijo Jesús la ternura del Padre celestial. El Santo Padre también llamó a San José Padre en la obediencia, porque desde su llamado todo fue un “fiat” (hágase), de sumisión a la voluntad de Dios.

“Después el Papa Francisco lo llamó Padre en la acogida, porque él acogió a María sin poner ninguna condición y con toda su existencia nos da a todos ejemplo de cómo debemos  acoger  a  los  demás.  El siguiente  título  que  le  da  a  San  José  es Padre de la valentía creativa, pues era el hombre por medio del cual Dios se ocupó de  los  comienzos  de  la  historia  de  la  redención,  tomando  decisiones  propias,  que implicaban riesgos.

“No podía  faltar  el  título  de Padre trabajador,  ya  que  era  un  carpintero  que trabajaba honestamente para asegurar el sustento de su familia. De él, Jesús aprendió el valor, la dignidad y la alegría de lo que significa comer el pan que es fruto del propio trabajo. “Finalmente lo llama Padre  en  la  sombra,  porque,  con  toda discreción, fue para Jesús la sombra del Padre celestial en la tierra, y ahora lo es para nosotros también.

“Esta fiesta de San José marca  igualmente  el  quinto  aniversario  de  la Exhortación  Apostólica Amoris Laetitia sobre  la  belleza  y  la  alegría  del  amor conyugal  y  familiar.  “La  intención  principal  del  Documento  es  comunicar, en  un tiempo  y  una  cultura  profundamente  cambiados,  que  hoy  es  necesaria  una  nueva mirada  a  la  familia  por  parte  de  la  Iglesia:  no  basta  con  reiterar  el  valor  y  la importancia de la doctrina, si no nos convertimos en custodios de la belleza de la familia y si no cuidamos con compasión su fragilidad y sus heridas”.(Mensaje del Papa Francisco en el webinar “Nuestro Amor Cotidiano”, celebrado el día de hoy, al abrir el Año de la Familia).

“Ahora,  en  este  Año  de  la  Familia,  el  Papa  Francisco  nos  invita  a  releer  la Amoris Laetitia, para volver a enfocarnos en esta Iglesia doméstica a la que hay que acompañar, escuchar y bendecir su camino; no sólo a trazar la dirección, sino a hacer el camino con las familias.

“Este Año de la Familia, que hoy inicia, culminará el 26 de junio del 2022, con la celebración de la X Jornada Mundial de las Familias, que tendrá lugar en Roma. El Año de San José embona perfectamente con el Año de la Familia, que hoy inicia, porque  José  es  el  protector  de  la  Sagrada  Familia,  y  ahora  es  reconocido  como Patrono,  es  decir,  Padre  Protector  de  la familia  de  la  Iglesia,  de  cada iglesia diocesana,  de  cada seminario,  de  cada casa religiosa,  de  cada  parroquia  y,  por supuesto, de cada una de las familias cristianas donde él hace patente la ternura de nuestro Padre celestial, como la hizo presente para el niño Jesús.

“Pido  a  la  Pastoral  Familiar  que  nos  ayude  en  esta  relectura  de  la Amoris Laetitia,  en  conformidad  con  los  planes  de  la  Vicaría  de  Pastoral,  para  que  todos tengamos presentes las grandes enseñanzas de esta Exhortación Apostólica en favor de todas las familias.

“Pido a todos los párrocos y rectores de iglesia que, por lo menos, cada día 19 de mes, se haga memoria de San José y se haga oración por las necesidades de cada familia. Defendamos la belleza de la familia, de cada familia, sin descuidar la de cada uno de nosotros, bajo el amparo de San José”. 

Dado en el Arzobispado de Yucatán, a los 19 días del mes de marzo del Año del Señor 2021, Año de San José, Año de la Familia.+ Gustavo Rodríguez Vega Arzobispo de Yucatán. +Pedro Sergio de Jesús Mena Díaz Obispo Auxiliar de Yucatán


contador de visitas com
Agencia Informativa Peninsular
henequenales.com.mx