A partir de hoy, 1 de abril, Gobierno de Yucatán endurece medidas sanitarias por COVID-19

El Vaticano prepara el “mundo post Covid-19”

Con la Laudato si’, como guía

Ciudad del Vaticano, 21 de mayo.- A través del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, la Santa Sede trabaja activamente para preparar el “mundo post Covid-19” con Laudato si’ como guía, firmada hace justo cinco años por el papa Francisco.

Mientras comienza la semana Laudato si’, con la que el Papa quiere celebrar los cinco años de su encíclica sobre la protección de la casa común, es difícil no interpretar la crisis actual del coronavirus como un indicador de lo que escribía Francisco en ella.

Medio ambiente, salud, economía, consumo, trabajo, sociedad. Difícilmente una crisis de tal amplitud recordará, efectivamente, que “todo está interconectado”, como repite el Papa en su encíclica.

“La tragedia de la COVID-19 ha puesto en evidencia con gran fuerza lo que Laudato si’ afirmaba”, explicaba el sábado 16 de mayo, durante una conferencia de prensa, Aloysius John, secretario general de Caritas. “Ha sido global, transversal y sistémica”.

No “preparar para el futuro”, sino “preparar el futuro”

La encíclica, de la que el Papa ha dicho varias veces que se trataba de un texto “social” mucho más que “ecológico”, sirve, por tanto, como hilo conductor a la reflexión de la Santa Sede para preparar el “mundo post Covid-19”, confiada al Dicasterio para el Servicio Desarrollo Humano Integral, presidido por el cardenal Peter Turkson.

“Hablar de ecología integral nos hace sensibles al “grito de la tierra” pero la Covid-19 nos recuerda también la necesidad de escuchar el “grito de los pobres”, de todos aquellos que son vulnerables”, insiste el cardenal ghanés.

“En uno de los últimos encuentros que tuvimos con el papa Francisco, nos pidió que “preparáramos el futuro”: no “preparar para el futuro”, sino prepararlo, anticiparlo”, explicó. “Esta crisis es una oportunidad que no hay que perder para imaginar un futuro mejor”.

Cinco grupos de trabajo

Organizados por este Dicasterio, hay actualmente cinco grupos de trabajo en los que se cruzan reflexiones de distintas estructuras de la Santa Sede, algo poco habitual en un Vaticano donde la reflexión de forma aislada es una mala costumbre muy arraigada.

Un primer grupo está al pendiente de las Iglesias locales para escuchar sus experiencias y apoyarlos, otro, con las Pontificas Academias de las Ciencias y para la Vida recoge reflexiones sobre ecología, economía, trabajo, salud, gobierno “y formula nuevas trayectorias para la sociedad post Covid-19”, explica el cardenal Turkson.

Un tercer grupo trabaja con la Sección para las Relaciones con los Estados de la Secretaría de Estado sobre las cuestiones de promoción e intercambio de experiencias internacionales, mientras que los otros grupos se concentran en la comunicación y la colecta de fondos.

“Es hora de una profunda y global conversión ecológica”

La idea que predomina en el Vaticano es aclarar las distintas cuestiones en las que la crisis de Covid-19 ha puesto de manifiesto las debilidades del sistema internacional.

Como está ocurriendo con el hambre en el mundo. “El coronavirus está aumentando los problemas relacionados con la alimentación”, destaca el padre Augusto Zampini, nuevo secretario adjunto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral y coordinador de los grupos de trabajo. “Aunque la Covid-19 ha puesto de relieve la fragilidad de nuestros sistemas alimentarios, sigue siendo una oportunidad para cambiar, tanto en las pautas de producción y consumo como en las acciones privadas y públicas”.

Para el sacerdote argentino, “es hora de una profunda y global conversión ecológica que puede inspirarnos una mayor creatividad y entusiasmo”.

“La pandemia ha puesto de manifiesto nuestro déficit a la hora de pensar, de anticipar las crisis”

“Lo que estamos experimentando, en primer lugar, es nuestra vulnerabilidad a través de diferentes niveles”, desarrolla Mons. Bruno-Marie Duffé, secretario del Dicasterio. “Nuestra vulnerabilidad física y social: no podemos seguir creyendo que todos somos poderosos e inmunes frente a los desórdenes naturales y climáticos. Nuestra vulnerabilidad política e ideológica: la pandemia ha puesto de manifiesto nuestro déficit a la hora de pensar, de anticipar las crisis y el déficit de inversión en equipos sanitarios y de prevención”.

El sacerdote francés destaca también “nuestra fragilidad económica”: “hasta ahora hemos considerado la salud como un mero instrumento para producir cada vez más, en la lógica de miopes intereses creados. Hoy estamos redescubriendo la salud y la solidaridad como condiciones y pilares de nuestra economía”.

“En este contexto, podríamos decir que la misión de la Iglesia es proponer una reflexión sobre el nexo entre las dimensiones sanitarias, ecológicas, económicas y sociales de la crisis, porque todo está conectado, y apoyar nuevas opciones para cuidar la naturaleza, la biodiversidad y los seres humanos”, destaca.

Continuar trabajando para los más pobres

Sin olvidar la asistencia a quienes sufren más esta crisis y para quienes el Vaticano ha creado un fondo especial de asistencia gestionado por Caritas. Este ya ha permitido financiar 14 proyectos, ayudando así a 7,8 millones de personas en el mundo, mientras otros proyectos en estudio podrían ayudar a 840.000 personas más.

“Gracias a la decidida labor de la Iglesia para la que se han movilizado los obispos, sacerdotes y religiosos, hemos podido convencer a los más pobres a quedarse en sus casas ayudándoles”, afirma satisfecho un responsable de Caritas India Tamil Nadu (sudeste).

El Vaticano continúa también trabajando para los más pobres, renovando el llamamiento del Papa para una anulación de la deuda de los países más pobres, o para que “al menos se cancelen los pagos de los intereses de la deuda para el año 2020”, destaca Aloysius John, secretario general de Caritas, que pide también que “se levanten las sanciones económicas contra Irán, Líbano, Siria, Libia y Venezuela, para que se garantice la ayuda a la población afectada y Caritas, a través de la Iglesia, pueda seguir desempeñando su papel de apoyo a los pobres y más vulnerables”.


contador de visitas com
Agencia Informativa Peninsular
henequenales.com.mx