Recula Gobernador de Yucatán en el cobro de impuesto sobre seguridad, a través de la CFE

Arzobispo de Yucatán preside Eucaristía en Tizimín, en honor a los Reyes Magos

Recuerda la Epifanía del Señor y destaca la fe cristiana en este santuario

Tizimpin. Yuc., 6 de enero.- En la conmemoración de la Epifanía del Señor y la fiesta patronal de los Santos Reyes Magos, en el santuario en su honor, en el municipio de Tizimín, el Arzobispo de Yucatán Mons. Gustavo Rodríguez Vega, acompañado por el párroco Pedro José Echeverría López y autoridades estatales y municipales, deseó un cúmulo de bendiciones a los feligreses y habitantes del Municipio:  “Que dios bendiga a Tizimín y que conceda a este pueblo todo lo que más necesita, que el Señor los colme de bendiciones, en la Navidad todos hemos renacido, sigamos celebrando este tiempo que dura hasta el próximo domingo con la fiesta del Bautismo del Señor y que los magos sigan atrayendo a mucha gente a este lugar para que sigamos disfrutando de su amistad, que alienten nuestra fe con sus buenos ejemplos, nuestra esperanza y caridad con su oro, incienso y su mirra”.

Mons. Rodríguez Vega acompañado también por decenas de habitantes y peregrinos en su encuentro con Gaspar, Melchor y Baltazar, preguntó: “¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido?” y preciso que este santuario es el lugar de mayor devoción, respeto e identificación a los Reyes Magos, y sus devotos han podido experimentar la gracia de sus dones.

El Arzobispo precisó el carácter de científicos de los “Magos de Oriente” y luego destaco su gran humildad,  una gran enseñanza, que falta en quienes, refugiados en la grandeza de un grupo de poder, de dinero, de ciencia, se alejan de Dios, mientras que estos hombres poderosos en lo humano fueron poderosos también en lo espiritual, en lo divino, porque dieron todo lo que tenían al servicio de su búsqueda de fe y siguiendo estos signos científicos y religiosos a la vez, llegaron a descubrir al hijo de Dios, al rey de los cielos nacido en la tierra.

“Cuánta gente quiere competir contra Dios en lugar de dejarse llevar por él, en lugar de ponerse en sus pasos, esta es la historia original, el pecado original”, dijo el Prelado y recordó que nuestros primeros padres, también compitieron contra Dios y siguieron el llamado del demonio que les dijo que si comían de la fruta prohibida serán como Dios y ahora, en nuestros días, muchos aun quieren competir, dejar a un lado de la autoridad moral de Dios, de la Iglesia, exhibir los errores de la Iglesia para prevalecer y ser jueces de nosotros mismos.

Mons. Rodríguez Vega dijo que los Reyes Magos tienen mucho que enseñarnos al traer su oro, su incienso y su mirra y aquí en Tizimín la gente pobre y los que vienen pobres de fuera encuentran su riqueza en esta devoción a los magos; el oro de la fe es aquí bien aprovechado, bien usado por la gente sencilla, pero también aquí la gente viene y encuentra su dignificación, que el incienso significa alabanza a Dios, pero también significa alabanza para el ser humano que se reconoce como hijo de Dios y entonces con ese incienso de Dios y el que nos dan los reyes podemos reconocer nuestra dignidad y la de los hermanos, honrándonos mutuamente; el tercer regalo es la mirra que es una hierba que sirve para calmar los dolores y las heridas, este signo cercano que anunciaba la pasión de Cristo, recibamos esta mirra que los magos le ofrecieron al Señor y nos ofrecen a nosotros y tomémosla para que también podamos consolar, fortalecer y curar a todos nuestros hermanos que necesitan de esta atención”, concluyó.(Informacion y fotos: Cruz Ravell)


contador de visitas com
Agencia Informativa Peninsular
henequenales.com.mx