Papa Francisco apenado por burla contra indígena invitado al Sínodo

Ciudad del Vaticano, 7 de octubre.-  El Pontífice Francisco  jaló las orejas a aquellos que participan en el Sínodo con una visión colonialista, pragmática y con el corazón cerrado: El Sínodo “no es un parlamento, no es un locutorio”, vinimos a “contemplar al pueblo de Dios”.

En el discurso de apertura de la primera congregación general del Sínodo, el papa Francisco advirtió a los participantes de la Asamblea: “Si alguien viene con intenciones pragmáticas, rece, se convierta y abra el corazón hacia una perspectiva paradigmática que nace de la realidad de los pueblos”. Además, clamó: “El Espíritu Santo es el actor principal del Sínodo. ¡Por favor, no lo echemos de la sala!”.

El Papa lamentó el “desprecio de los pueblos” originarios, como si fueran una “civilización de segundo grado”, incluso “calificándolo o poniendo distancias”.

Y se refirió a un tema puntual: la ‘burla’ ocurrida ayer durante la misa en la Basílica de San Pedro contra un hombre indígena invitado a Roma: “Ayer me dio mucha pena, escuchar aquí adentro, un comentario burlón, sobre ese señor piadoso que llevó las ofrendas con plumas en la cabeza, dime: ¿que diferencia hay entre llevar plumas en la cabeza y el tricornio que usan algunos oficiales de nuestro dicasterio?”.

“Nos acercamos con corazón cristiano y vemos la realidad de la Amazonía con ojos de discípulos para comprenderla e interpretarla”, exhortó el Papa durante su discurso ante la primera Congregación General de la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la Región Panamazonica, sobre el tema: Amazonía, nuevos caminos para la Iglesia y para la ecología integral (6-27 de octubre de 2019).

“También nos acercamos a los pueblos amazónicos en punta de pie, respetando su historia, sus culturas, su estilo del buen vivir”, argumentó el Papa que sostuvo que cada pueblo tiene “entidad propia” y presente en 9 países que componen la Panamazonía y alrededor de tres millones de indígenas viven allí, representando alrededor de 390 pueblos y nacionalidades distintos.

Las palabras del Papa también responden a las críticas del ‘documento de trabajo’ y a los enemigos del SÍnodo Amazónico. Pues, sostuvo, el Sínodo “no es un parlamento, no es un locutorio, no es demostrar quien tiene más poder sobre los medios y quien tiene más poder entre las redes para imponer cualquier idea o cualquier plan”.

En el documento preparatorio: Amazonía: nuevos caminos para la Iglesia por una ecología integral, difundido en junio, se afirma que el 75% de la población amazónica vive en la ciudad.

Los indígenas viven pobreza y marginación, por ende se cuentan entre las personas más pobres del planeta, pues el 15% son indigenas. Ellos sufren exclusión social, xenofobia y discriminación política.

Antes del discurso inaugural del Obispo de Roma, se realizó este lunes una oración con la invocación al Espíritu Santo en la Basílica Vaticana. Sucesivamente, la multitud conformada por los representantes de los pueblos originarios, 184 padres sinodales, cardenales, expertos e invitados, se trasladó hasta el Aula Nueva del Sínodo en una procesión que cantaba y rezaba.


contador de visitas com
Agencia Informativa Peninsular
henequenales.com.mx