Iniciativa de Ley para Protección, Fomento y Regulación de Actividades de los Artesanos yucatecos

Mérida, Yuc., 11 de septiembre.- La diputada Karla Reyna Franco Blanco presentó ante el Pleno, una iniciativa de Ley para protección, fometo y regulación de las actividades de los artesanos en el estado, con el objetivo de valorar y justipreciar dicha actividad.

En su exposición de motivos señala, entre otros, los siguientes conceptos:

​“Yucatán es un estado con una gran historia, rico en costumbres y tradiciones, reconocidas y admiradas en todo el mundo, reflejadas en las creaciones de notable belleza y brillante colorido, a las que llamamos “artesanías”, elaboradas por manos trabajadoras, manos de artistas que le dedican tiempo y corazón a lo que hacen.

“Estas obras artesanales, no solamente causan admiración en los visitantes nacionales y extranjeros, sino que constituyen una parte sustancial de la derrama económica que genera el turismo en nuestra entidad.

“Se define la palabra artesano, como aquella persona que crea y elabora objetos, imprimiéndoles su sello personal, en clara oposición, a aquellos objetos producidos de manera industrial.

“Esa es la gran diferencia con los artículos procesados e industrializados y las manos trabajadoras y artísticas de cada artesano.

“Las artesanías son parte de los esfuerzos de transmisión de elementos culturales de cada época, es por ello que así como se aprecian los objetos artesanales que evocan componentes de las culturas originarias en tiempos pasados, de la misma forma se deben de considerar que las nuevas expresiones son parte de los derechos culturales que reviste una connotación social, económica y de desarrollo en general, como parte de la cultura del estado.

“Entre nuestra riqueza artesanal podemos destacar, bordados en punto de cruz como ternos, guayaberas, urdido de hamacas, productos elaborados a base de henequén, madera, alfarería y piedra tallada, así como productos hechos a base de palma, bejuco, coco, caracol, lec, entre otros.

“Debido a ello, es relevante reconocer a los artesanos como parte de la cultura de Yucatán, para garantizar el disfrute del ejercicio de los derechos culturales y el acceso a éstos, ya que son constitutivos de los derechos humanos establecidos en el artículo 4º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

“En Yucatán, existe actualmente la Casa de las Artesanías, entidad creada mediante el decreto 206, publicado el 18 de julio de 1978, es decir, hace poco más de 41 años, consta de tan solo 9 hojas y 11 artículos y establece de manera muy general, la actividad artesanal.

Agregó que este decreto crea la Casa de las Artesanías, pero no existe una ley que regule de manera particular la actividad de los artesanos.

No hay un padrón único “actualizado” que contenga el registro de artesanos en Yucatán, que indique con certeza a qué actividad artesanal se dedican y el lugar de origen donde se elabora cada artesanía, esto entre otras cosas; se calcula que existen unas 30 mil personas dedicadas a la actividad artesanal, pero la inmensa mayoría en condiciones de informalidad.

Precisiones de la iniciativa

“El objetivo de la iniciativa, radica en proveer a la Casa de las Artesanías de una ley que le brinde mayores atribuciones, que responda a las demandas que en la actualidad se requieren, retomando algunos preceptos del decreto de creación, pero definiendo criterios para la fijación de políticas públicas permanentes de apoyo, fomento y promoción del trabajo de nuestros artesanos; que cuente con la estructura administrativa, operativa y funcional de un organismo público descentralizado, tal y como lo prevé el Código de la Administración Pública de Yucatán y su Reglamento, que tenga una Junta de Gobierno y un Consejo Directivo, debidamente integrado, a fin de transparentar todos sus actos y hechos inherentes a su objeto.

Se propone una ley que permita atender los nuevos retos de este sector cultural importante, mismo que refleje las expresiones y/o manifestaciones de los artesanos yucatecos, así como las actividades propias de los pueblos originarios, que a través de su cultura, costumbres y tradiciones se expresan de múltiples formas,  que proteja, incentive y regule el trabajo de los artesanos en el estado, que asegure sus procesos de producción, que aumente los canales de comercialización y difusión, que brinde mayor capacitación para administración y ventas, asesoría técnica en el cumplimiento de sus obligaciones fiscales y legales, con el fin de abrir oportunidades de comercio para los productores de artesanías, contar con talleres para el mejoramiento de su trabajo y difundirlos en lengua maya, así como disponer de créditos para la adquisición de insumos, promoviendo la formalidad, ya que en la actualidad son pocos los artesanos que se encuentran dados de alta en el Servicio de Administración Tributaria, con posibilidades de acceso a créditos y programas.

La legisladora propone la creación de cadenas de producción, de dar un valor agregado a las piezas que se elaboren, es decir, las artesanías yucatecas en general, carecen de propiedades que les permita mejorar su presentación, tener embalaje, estuche, código de barras para lectura electrónica de precios y certificados de calidad que les permita incrementar su valor, y de ahí la necesidad de brindarles apoyos.

Luego de expresar otros conceptos para fomentar una economía turística incluyente, que se sectorice a la Secretaría de Fomento Económico y Trabajo, que se cree “el consejo consultivo estatal” y “los consejos consultivos municipales” que se requieran.

También incluye los procesos de promoción y comercialización, tanto en las tiendas como mediante un sitio web, las ventas en línea a través de una plataforma digital y utilizar los adelantos tecnológicos vigentes.

Esta propuesta de Ley, contiene 5 títulos, 19 capítulos y 56 artículos, en la que se prevé la capacitación, planeación y programación, financiamientos, la instalación del Consejo Estatal y Municipales, el Registro y Organización de Artesanos, proceso productivo, ramas de la producción artesanal, fomento artesanal en la educación, derechos culturales comercialización digital, así como también establecer el premio estatal del artesano el día de 30 de mayo de cada año.

Franco Blanco concluyó su intervención señalando: impulsemos el proceso de transición de una economía que muchas veces es de autoconsumo, a una economía comercial, y que sea una alternativa para la generación de fuentes de empleo en las comunidades rurales y urbanas.

Sin duda, con este ordenamiento se pretende mejorar y proteger los derechos culturales y económicos de los artesanos de nuestro estado, así como darle el debido reconocimiento y difusión a la actividad artesanal que desarrollan, e igualmente, vigilar el funcionamiento del marco jurídico-administrativo. (Fotos Antonio Sánchez)


contador de visitas com
Agencia Informativa Peninsular
henequenales.com.mx