Papa exhorta a un “cambio de dirección” en materia de ecología

Durante la Conferencia de la Fundación “Centesimus Annus”

Ciudad del Vaticano, 10 de junio.-  “Lo que se necesita es precisamente una conversión, un ‘cambio de dirección’, es decir, una transformación de los corazones y las mentes. El compromiso de superar problemas como el hambre y la inseguridad alimentaria, el malestar social y económico persistente, la degradación del ecosistema y la ‘cultura del descarte’, requiere una visión ética renovada, que sepa cómo poner a las personas en el centro, con el objetivo de no dejar a nadie, al margen de la vida.”

Esta es la propuesta del Papa frente a dichos problemas, que se mantienen en la actualidad debido, en gran parte, al uso incorrecto de los recursos naturales y a la pervivencia de modelos de desarrollo no inclusivos y sostenibles.

Francisco recibió en audiencia el pasado sábado, 8 de junio de 2019, a la Fundación Centesimus Annus- Pro Pontífice con motivo de la Conferencia Internacional “La Doctrina Social de la Iglesia de las raíces a la era digital: como vivir la Laudato Si´”, celebrada en el Vaticano del 6 al 8 de junio.

Desafíos en ecología

Durante su discurso, el Santo Padre indicó que desde la publicación de la Encíclica Laudato Si’, en 2015, ha habido señales de una mayor sensibilización para cuidar “nuestra casa común”, pero que, no obstante, todavía existen desafíos y problemas en cuestiones como la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Encíclica social

Para el Pontífice, Laudato Si’ es una encíclica que tiende al bien común, “social”, no verde. Sin embargo, las actitudes individualistas, el consumismo y el derroche imperantes impiden “la promoción de la solidaridad económica, ambiental y social y la sostenibilidad dentro de una economía más humana que tenga en cuenta no solo la satisfacción de los deseos inmediatos, sino también el bienestar de las generaciones futuras”, explicó Francisco.

 “Modelo de desarrollo global”

En definitiva, el Papa señaló que nos enfrentamos al cambio al “modelo de desarrollo global” propuesto en Laudato Si’, abriendo un diálogo nuevo sobre el futuro de nuestro planeta.

“¡Ojalá vuestras discusiones y vuestros compromisos aporten el fruto de contribuir a una transformación profunda en todos los niveles de nuestras sociedades contemporáneas: individuos, empresas, instituciones y políticas! Si bien esta tarea puede intimidarnos, os aliento a no perder la esperanza, porque esta esperanza se basa en el amor misericordioso del Padre celestial”, deseó.


contador de visitas com
Agencia Informativa Peninsular
henequenales.com.mx