El Papa: Declaración firmada con el Gran Imán aplica el Concilio

Desde el vuelo Abu Dhabi-Roma, 5 de febrero.- (Especial).- El Papa Francisco en el vuelo de regreso de los Emiratos Árabes dialogó con los periodistas: el Documento sobre la Fraternidad Humana es un paso adelante que viene del Vaticano II. Sobre la carta de Maduro: no la he leído todavía. Pero toda mediación debe ser aceptada por ambas partes.

«Ha sido un viaje demasiado breve pero para mí ha sido una gran experiencia. Creo que cada viaje sea histórico y también que cada uno de nuestros días sea para escribir la historia cotidiana. Ninguna historia es pequeña, cada historia es grande y digna. E incluso si es fea, la dignidad está oculta y siempre puede surgir». Con estas palabras el Papa Francisco ha introducido su larga conversación con los periodistas que lo han acompañado a los Emiratos. El Papa ha hablado largamente sobre el diálogo con los musulmanes, pero también ha respondido a las preguntas sobre Venezuela y sobre la carta enviada por Nicolás Maduro al Vaticano, así como de los abusos de los clérigos sobre religiosas.

Respecto de los resultados de este viaje y su impresión del país, el Sumo Pontífice señaló que: «He visto un país moderno, me ha llamado la atención la ciudad. Incluso la limpieza de la ciudad, me he preguntado cómo hacen para regar las flores en este desierto. Es un país moderno, acoge a muchos pueblos y es un país que mira hacia el futuro: por ejemplo, en la educación de los niños. Educan mirando hacia el futuro”.

Luego me ha llamado la atención el problema del agua: están buscando para un futuro cercano tomar el agua del mar y hacerla potable, incluso el agua de la humedad y hacerla potable. Siempre buscando cosas nuevas. También he escuchado decir de ellos: nos faltará el petróleo y nos estamos preparando, señaló el Papa.

Francisco señaló que le ha parecido un país abierto, no cerrado. También la religiosidad: es un islam abierto, de diálogo, un islam fraterno, de paz. Subrayo la vocación a la paz que he sentido que tenía, a pesar de los problemas de algunas guerras en la zona. Para mí ha sido muy conmovedor el encuentro con los sabios del Islam, un profundo encuentro, eran de diferentes lugares y de varias culturas. Esto también indica la apertura de este país a un cierto diálogo regional, universal y religioso. Luego me ha impresionado el convenio interreligioso: ha sido un evento cultural fuerte. Y lo he mencionado en el discurso, lo que hicieron aquí el año pasado sobre la protección de los niños en Internet. Hoy en día, la pornografía infantil es una "industria" que da mucho dinero y se aprovecha de los niños. Este país se ha dado cuenta de esto. También habrá cosas negativas.

Al hablar de la aplicación de la Declaración sobre la Fraternidad en el futuro, el Papa indicó que el documento fue preparado con mucha reflexión y también orando. Tanto el gran Imam con su equipo como yo con el mío, hemos rezado tanto para lograr hacer este documento. Porque para mí solo hay un gran peligro en este momento: la destrucción, la guerra, el odio entre nosotros. Si nosotros creyentes no somos capaces de darnos la mano, abrazarnos, besarnos e incluso orar, nuestra fe será derrotada. Este documento nace de la fe en Dios, que es el Padre de todos y el Padre de la Paz. Condena toda destrucción, todo terrorismo, desde el primer terrorismo de la historia que es el de Caín. Es un documento que se ha desarrollado en casi un año, con ida y vuelta, oraciones, se ha dejado madurar, un poco confidencial, no para dar a luz al niño antes de tiempo. Para que sea maduro».

Después de la firma histórica  del documento, el Pontífice dijo a los periodistas: “Me acusan de dejarme instrumentalizar, ¡pero no solo por los musulmanes! ¡Por todos, incluso por los periodistas! Es parte del trabajo. Una cosa que quiero decir y lo repito claramente: desde el punto de vista católico, el documento no se ha movido ni un milímetro más allá del Concilio Vaticano II. Nada. El documento ha sido realizado en el espíritu del Vaticano II. Antes de tomar la decisión de decir: está bien así, lo terminamos así, se lo he hecho leer a algún teólogo e incluso al Teólogo de la Casa Pontificia que es dominicano con la hermosa tradición dominicana, no para ir a la caza de brujas, sino de ver lo correcto. Y él lo aprobó. Si alguno se siente mal, lo entiendo, no es algo cotidiano y no es un paso atrás. Es un paso adelante que viene de 60 años, el Concilio que debe desarrollarse. Los historiadores dicen que para que un concilio tenga consecuencias en la Iglesia se necesitan 100 años, estamos a medio camino. A mí también me ha pasado. Leí una frase del documento que me sorprendió y me dije: no sé si es segura. Sin embargo, ¡era una frase del Concilio! En el mundo islámico hay diferentes opiniones, unas más radicales, otras no. Ayer, en el Consejo de Sabios había al menos un chiíta y ha hablado bien. Habrá discrepancias entre ellos... pero es un proceso, los procesos deben madurar, como las flores, como la fruta».

Respecto de la misiva enviada por Nicolás Maduro, (que señala la solicitud de intervención del Vaticano en el conflicto venezolano) Francisco dijo que escuchó antes del viaje que una carta de Maduro estaba llegando con valija diplomática. Aún no lo he leído, veremos qué se puede hacer. Pero para que una mediación tenga lugar, se necesita la voluntad de ambas partes, que ambas partes lo pidan. La Santa Sede en Venezuela estuvo presente en el momento del diálogo en el que participaron (el ex Presidente del Gobierno español) Zapatero y Mons. Tscherrig y luego continuó con Mons. Celli. Y allí nació un ratoncito. Ahora veré esa carta, veré lo que se puede hacer. Pero con la condición de que ambas partes lo pidan. Siempre estoy dispuesto. Cuando la gente va al cura porque hay un problema entre marido y mujer, primero va uno. Pero se pregunta: ¿la otra parte quiere o no quiere? Incluso para los países esta es una condición que debe hacerles pensar antes de pedir facilitación o mediación.


contador de visitas com
Agencia Informativa Peninsular
henequenales.com.mx