La Orquesta Sinfónica de Yucatán culmina temporada con Carmina Burana

Soprano Anabel de la Mora, tenor Miguel Ángel Mena, barítono Enrique Ángeles y el Taller de Ópera, en escena

Mérida, Yuc., 12 de diciembre.- La Orquesta Sinfónica de Yucatán, cerrará con broche de oro, este fin de semana, la Trigésima temporada de conciertos, ofreciendo en cuatro funciones consecutivas, a partir de mañana jueves,  Cármina Burana, la cantata sinfónica-coral del alemán Carl Orff.

El Director General del Fideicomiso Garante de la OSY, el C.P. Miguel Escobedo Novelo, y el Director titular de la Sinfónica, el Mtro. Juan Carlos Lomónaco presidieron la tradicional conferencia de prensa previa al concierto, acompañados por la directora del Taller de Ópera, María Eugenia Guerrero, y los solistas, la soprano Anabel de la Mora, el tenor Miguel Ángel Mena, yucateco egresado de la Escuela Superior de Artes de Yucatán y el barítono Enrique Ángeles.

En la conferencia de prensa, por momentos, se rompió el protocolo y los comentarios de los cantantes especialmente, provocaron las risas tanto de los que ocupaban el presídium como de los representantes de los medios de comunicación que, regularmente, acuden a las conferencias de prensa.

A modo de introducción y presentación, Escobedo Novelo destacó la importancia de la obra que se presenta en este fin de semana y las voces participantes.

El maestro Lomónaco expuso que los textos de la cantata escénica están basados en el manuscrito Benedicto, escrito en latín medieval, francés y alemán antiguo por monjes que habitaban el monasterio del mismo nombre y que se llamaron Galordos, conocidos como desertores de los estudios religiosos.

En un principio, al ser encontrados, estos poemas causaron controversia por sus atrevidos versos y sátiras medievales, los cuales fueron prohibidos y  censurados.

Carl Orff tomó secciones de los poemas, en los que destaca lo inconstante de la suerte, la primavera y sus múltiples reacciones como  la embriaguez, el sarcasmo, los placeres sexuales y mediante su música, buscó plasmarlos.

El estilo es entre gregoriano y medieval, con una orquestación rica en percusiones sin mucha melodía, armonización y contrapuntos complejos.

La directora del Taller de Ópera, María Eugenia Guerrero Rada se refirió al trabajo actoral de los coros, con 80 voces en el escenario, 40 de los cuales son profesionales egresados del Taller de Opera y los otro son estudiantes de la misma. Entre los coristas hay inclusive niños de hasta 12 o 13 años.

El trabajo es intenso, por los requerimientos de la obra, precisó Guerrero Rada, quien señaló que en eso radica la importancia de la obra, en su dificultad y el trabajo para alcanzar su límpida ejecución.

La soprano Anabel de la Mora dijo que si es una obra difícil, que ha interpretado en otras ocasiones y por la tesitura, tiene tonos bajos y muy altos, jugando con la calidad de expresión de la voz.

Enrique Angeles, barítono, fue quien provocó las risas ya que dijo que Anabel dice que es difícil pero cuando interpreta su partitura lo hace de manera espectacular y con muestras de que la obra es sencilla.

El tenor yucateco Miguel Ángel Mena y Enrique Ángeles ciertamente coincidieron en la dificultad de la obra, que es cantada en forma preponderante en latín y aun cuando se dijo que no habrá pantallas con la traducción, lo importante no es que dicen los versos sino la interpretación y musicalización.

En un momento y a instancias de la pregunta de uno de los comunicadores, el Mtro. Lomónaco dijo que cualquiera de quienes asistirán a las presentaciones, pueden consultar en internet y así tener un conocimiento claro y directo de los mensajes de los versos y acudir al teatro ya preparado, para disfrutar de la presentación.

En otro punto de la conferencia, Miguel Angel Mena, egresado de la ESAY se dijo comprometido a dar lo mejor de sí en el escenario ya que, con seguridad, entre el público habrá alumnos suyos, compañeros de pupitre y amigos.

Entonces, dijo, es mucha responsabilidad ser tomado como ejemplo.

Sin duda, una de las partitura más aclamadas por el público es esta cantata sinfónica que ha programado la OSY como broche de oro a su XXX Temporada de Conciertos, con la que cumple 15 años de actividades, indicó Escobedo Novelo en conferencia de prensa.

Dueña de una orquestación avasalladora, de ritmos y formas melódicas que se quedan en la memoria de los espectadores, Carmina Burana es una de las obras más interpretadas del siglo XX y sin lo será en esta centuria, puntualizó Lomónaco.

Detalles de la obra

Los Carmina Burana son un caso excepcional en la historia de la música. Se trata de 22 poesías líricas en latín familiar, salvo dos y media en alto alemán, y otra en latín entreverado de provenzal. Muchas de ellas anónimas, fueron encontradas en el siglo XIX en el monasterio de Benediktbeuern de Baviera por el investigador J. A. Schmeller. Es una típica colección de gozosos cantos de los goliardos medievales, frailes retirados de algunas abadías benedictinas, compuesto en cinco partes: el triunfo de la fortuna, una escena de la primavera, unas danzas en el prado, una escena en la taberna y una conclusiva corte de amor.

LOS SOLISTAS

La soprano Anabel De la Mora, jalisciense, es ganadora de los concursos de canto más importantes en México, el “Iberoamericano Irma González 2012” y el “Carlo Morelli 2010” recibiendo también el premio Ópera de Bellas Artes y el del Público. Es una de las reconocidas intérpretes de “Carmina Burana”, representándola al menos 3 veces por año en el país.

El tenor yucateco Miguel Ángel Mena ha participado en las óperas “Elixir de amor”, “Rigoletto”, “La Traviata”, “Carmen”, “Sansón y Dalila”, “El Murciélago”, “La Boheme” y “Las Bodas de Figaro” realizadas en Yucatán, desempeñando roles principales y coprincipales, así como en galas de zarzuela, de ópera, de música yucateca y en cantatas como el “Magníficat de Bach”.

En el 2011 bajo la dirección del maestro Juan Carlos Lomónaco, Mena cantó como solista Carmina Burana. En el 2014 ofreció una serie de conciertos en las Iglesias Presbiterianas de la ciudad de Richmond, y San Francisco CA. Actualmente es docente de canto operístico en el Centro Estatal de Bellas Artes Mérida.

Enrique Angeles es alumno del maestro Mario Alberto Hernández, estudio la licenciagtura de cantante de ópera y concierto en la Escuela Superior de Música en el Conservatorio Nacional de Música y en el Conservatorio Francesco Veneze, en Róvigo Italia.

 


contador de visitas com
Agencia Informativa Peninsular
henequenales.com.mx